• De izquierda a derecha: Vladimir Pedraza B, Director de Inteligencia, Tecnología y Comercialización; Carlos Alberto Bravo, CIATEC; Pedro Beriestain Bosco, Jefe del Proyecto Chile FEDECCAL F.G.; Hugo Valadez oliva, CIATEC; Francisco Javier Castro Jefe del Proyecto México CIATEC.
  • Típico Calzado de Huaso Chileno, Lastra&Lastra.
  • Típica Bota Vaquera Mexicana.

Fundamentos del Proyecto 3

Este proyecto contribuirá a generar mejores herramientas competitivas para poder posicionar esta industria a nivel local e internacional, a través del desarrollo de una Estrategia de Posicionamiento Competitivo del Calzado Chileno y Mexicano en sus Mercados Locales e Internacionales.

El estudio de usuario y la recopilación de información sobre posicionamiento del producto calzado en ambos países servirá de base para la formulación de una Estrategia de Posicionamiento, la que permitirá a los empresarios de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas de México y Chile contar con herramientas que les permitan desarrollar sus propias estrategias al interior de sus empresas para lograr diferenciar sus productos, en base a la innovación y desarrollo de identidad.

Para contar con el compromiso de los empresarios es necesario sensibilizarlos acerca de la importancia de los conceptos Innovación e Identidad, para ello el proyecto contempla en su inicio y en su final, dinámicas de participación y difusión que apuntan a asegurar el éxito del Proyecto.

No es posible generar ventajas competitivas a partir de la dinámica de copiar sin innovar, es necesario crear ventajas en torno al diseño, identidad e innovación en los productos como respuesta a un profundo conocimiento de las características del consumidor final del mercado objetivo.

La difusión de los resultados del Proyecto, permitirá poner a disposición de una gran cantidad de empresarios información de gran relevancia para el sector en ambos países. Esta nueva cultura pondrá a las industrias del calzado de Chile y México en un nuevo nivel de desarrollo.

Características del sector 

 La industria chilena del calzado ha sabido adecuarse a una economía abierta y sin protección. Las grandes empresas han innovado tecnológicamente y se han estructurado para comercializar sus productos en puntos propios de ventas y otros canales de comercialización. Se han fortalecido con talleres externos que complementan su producción, dentro de los cuales han homologado sus conceptos de calidad, incorporándolos a su cadena de valor.

            La micro y pequeña empresa ha sufrido los efectos de la economía abierta con más dificultad. No tiene acceso a ferias internacionales ni a fuentes de innovación por carecer de autofinanciamiento. El individualismo de sus empresarios hace más difícil la supreción de estas carencias que se solucionan más fácilmente incorporándose a esfuerzos asociativos. Carecen de un centro de diseño y desarrollo que los asista en la captación de tendencias y en la rápida respuesta para servir al mercado con productos competitivos, por lo que en general se limitan a copiar modelos del exterior en forma improvisada.

            La industria mexicana del calzado ha debido adaptarse a los distintos cambios de su escenario productivo y comercial. Enfrenta un mercado cada vez más profesionalizado y altamente competitivo, lo que condiciona sus operaciones. Ha reaccionado con proyectos de innovación para competir con propuestas de talla internacional, tanto en materiales para la manufactura, como en el proceso de elaboración. Ha establecido procesos de certificación en su manufactura para cumplir con estándares de calidad mundial. Para promover sus productos, los empresarios han diseñado dos eventos de calidad mundial, como las ferias SAPICA, que representa el máximo escaparate de la industria mexicana del calzado y de los artículos de piel, desde hace 40 años; y ANPIC, en la cual el sector proveeduría de calzado compite a nivel internacional. Han creado también espacios para difundir moda, diseño y tendencia. Su temor, es que a pesar de todos estos esfuerzos, puedan sufrir las consecuencias de la irrupción del producto chino con riesgo de competencia desleal.

La industria mexicana del calzado está decidida a establecerse como actor importante en la escena internacional y, en virtud de ese propósito, en el año 2013, publicó un plan estratégico para los próximos quince años “Visión 2030, Una Industria en Transformación”.

 Este proyecto se desarrollará en la Región Metropolitana de Santiago de Chile, donde se concentra la mayor cantidad de empresas fabricantes de calzado. Las actividades en México, se realizarán en la ciudad de León, Estado de Guanajuato en donde se fabrica el 70% de la producción nacional de México.

Volver

Diseño Artkutral.cl