RENZO CAIMI SOLARI

Esta columna nació para  testimoniar la gratitud que nos inspiran las profundas e imborrables huellas que nos han dejado en la historia,  y nos dejan  en el presente  de la industria chilena del cuero y calzado, algunos hombres y mujeres cuyos ejemplos debiéramos seguir. Constituyen nuestro patrimonio. Calzaron perfecto en nuestro desarrollo, hicieron camino.  Son y serán inolvidables.  



Nos corresponde destacar ahora a un empresario  que encabeza a una empresa chilena  de nuestro rubro con una   importante presencia  nacional  e internacional.  Don Renzo Caimi Solari, Gerente General de  CAIMI. La historia de esta empresa familiar   comienza  hace 70 años en Viña del Mar, Chile, cuando su padre,  el ingeniero químico Don Italo Caimi Croci, hijo de  inmigrantes italianos que habían llegado a Valparaíso en los albores del Siglo XX, establece una tintorería de hilados, a la que luego le anexa estampados de tejidos, seguidos de  la fabricación de  hules de mesa, para por   último derivar a la producción  y comercialización de cueros sintéticos.

Los  comienzos de CAIMI  en la producción de cueros sintéticos no fueron fáciles. Sin embargo, comenzaron a posicionarse  en el mercado nacional como una compañía seria que otorgaba un servicio de gran calidad y que, por sobre todo, tenía como política una constante innovación en su producción, la que hasta el día de hoy la distingue. A lo largo de siete décadas, esa es la  gran ventaja que ha tenido CAIMI por sobre sus competidores, al aportar siempre cosas nuevas a la industria que trabaja el  cuero sintético, ofreciendo a sus clientes productos diferenciados gracias  una capacidad creativa e innovadora, y a la constante preocupación por incorporar a su producción nuevas tecnologías de punta. Esa principal fortaleza  permitió que CAIMI se mantuviera firme apoyando a la industria nacional del calzado, la  que evolucionaba afrontando distintos escenarios  hasta verse reducida a un pequeño número de empresas productoras capaces  de competir en una economía abierta y sin barreras. Esta irreversible realidad   inspiró  a la familia  CAIMI a  prolongar su gestión más allá de las fronteras chilenas, tarea que hoy perdura  en manos de la segunda generación que lidera  Renzo Caimi Solari.
En 1976 se incorporó  en la alta gerencia de CAIMI  la primera generación de la familia, con el ingreso de Italo Caimi Solari, hijo del fundador y progenitor, al que diez años más tarde le seguirían sus hermanos  Virgilio y Renzo. Esta fusión de  experiencia y sabia nueva  los  impulsó a edificar las nuevas instalaciones  industriales  basada hasta el día de hoy  en Casablanca, desde donde han prolongado  sus operaciones  a importantes países de Latinoamérica. Hoy el 80 % de del esfuerzo empresarial de CAIMI se concentra en el exterior, dada la menor demanda nacional.

Consultado sobre el presente de su empresa y la cultura empresarial que la inspira, Renzo Caimi S. nos responde:
Aspiramos a superarnos día a día para tener clientes altamente satisfechos, agregar valor a la industria en que participamos  y ser un aporte a la sociedad.
“Entregamos la variedad e innovación  del mundo, en el tiempo que nuestros clientes lo requieren”  es  nuestro lema, y que nos permite diferenciarnos de nuestros competidores, especialmente orientales.
Nuestros valores fundacionales son la honestidad, perseverancia y espíritu de trabajo. Aspiramos a crear un clima  y condiciones laborales  que motiven y desarrollen  a nuestra gente en un ambiente de exigencia y alto rendimiento.

En un diálogo trasparente y sincero Renzo Caimi S. responde espontáneamente a las siguientes preguntas

¿Dónde se destaca la mayor acción empresarial de CAIMI?
En Brasil, donde establecimos una planta de producción acorde con su tamaño y demanda en  su condición de tercer productor de calzado mundial detrás de China e India. Brasil es un país que cuenta con  varios centros de desarrollo para la industria del calzado y tapicería, que en distintos estados operan en clusters que demandan y provocan una constante innovación, con los que se logra un mejor y más rápido desarrollo en esa industrias. Todo esto en un marco de desarrollo  económico que protege a la industria nacional.
Luego, en México, séptimo productor mundial de  calzado, que ostenta también una gran fortaleza también en la producción de automóviles. Hemos instalado una planta de producción en la ciudad de Léon., Guanajuato.
Tenemos también una fuerte presencia en los mercados de Argentina , Peru  y Colombia, a través de nuestra filiales comerciales

¿Cómo compara la realidad  de la industria chilena del calzado con la del resto de los países latinoamericanos?
Las empresas  chilenas del calzado que han logrado permanecer son de alto nivel internacional. Su producción compite mano a mano con los mejores  productos del mundo. En virtud de ello, están en pie los que deben estar. Han sido capaces de sobrevivir en medio de una competencia brutal, agregando  valor en medio de  una cadena global de valor. Han quedado al frente las marcas más importantes. Cada una arreglándoselas por sí solas. Sin protección alguna.
Debemos reconocer el resurgimiento de pequeños emprendedores que han sabido encontrar un adecuado equilibrio entre la  producción  y comercialización de sus productos. Cuanto antes deben unirse para lograr un mejor y más rápido desarrollo.

¿Cuál es el nivel profesional y técnico de los trabajadores de CAIMI en Chile y en el extranjero? ¿Cómo se perfeccionan?
La plana de ejecutivos de CAIMI, tanto en  Chile  como en sus filiales latinoamericanas, ha sido formado en los más altos centros de formación técnica y  superior de sus respectivos países y se mantienen en un constante proceso de entrenamiento y capacitación.

¿Cuáles son los productos más representativos de CAIMI?
Poco más del 50 % de nuestra producción se orienta capelladas y forros  para  calzado de dama, calzado urbano  y deportivo, cuyas características  cambian de estación en estación, por lo que  nuestro portafolio de productos es muy amplio y  cambia cada seis meses.

¿En qué nuevas tecnologías CAIMI está trabajando?
Nuestro foco ha estado en el desarrollo de productos biodegradables, acorde con los conceptos mundiales de sustentabilidad. Nuestra nueva línea VINYLIFE, es un buen ejemplo de nuestro compromiso con el medio ambiente. Marcas como, NIKE, ADIDAS, ZARA, IKEA  y otras marcas internacionales de vanguardia, exigen insumos y procesos conscientes con el medio ambiente.

¿Cómo visualiza el futuro de la industria chilena del calzado? ¿Qué consejo le daría a la sabia nueva de la industria chilena del calzado?
Creo y veo que hay grandes oportunidades para el desarrollo de la industria chilena del calzado. Lo peor ya pasó. Habrá grandes espacios en los mercados latinoamericanos del calzado porque la protección viene  en  retirada. El consumidor se cansó de consumir productos masivos, y busca productos diferenciados, lo que abre espacios para atacar nichos de mercado muy particulares, donde se tenga en consideración un verdadero respeto por el medio ambiente. Al  que sufrió el rigor de una competencia brutal ahora le queda sólo ganar. Para ello, se debe atrever a buscar mercados fuera del país, en nuevos horizontes, ahora en mercados más abiertos gracias a las nuevas tecnologías que nos acercan al mundo. Nuestro  trabajo  de siempre también vale para enfrentar nuevos mercados. Ahora lo  importante es saber  cambiar.

Volver

Diseño Artkutral.cl